Conserva de higos

1 kg de higos frescos sin los tallos
125 ml de jugo de limón
1 kg de azúcar

Ponga dos platos pequeños en el congelador. Coloque los higos en un cuenco refractario grande. Cúbralos con agua caliente 3 minutos. Escúrralos, déjelos enfriar y córtelos en trozos.
Mezcle los higos, el jugo de limón y 125 ml de agua en una cacerola grande. Lleve la mezcla a ebullición; a continuación baje el fuego y tape, deje cocer a fuego lento 20 minutos más o hasta que los higos estén blandos.
Añada el azúcar y remueva a fuego medio, sin dejar hervir 5 minutos
o hasta que el azúcar se haya disuelto.

Lleve a ebullición y deje hervir 20 minutos removiendo
con frecuencia. Retire la espuma que se forma en
la superficie con una espumadera. Añada un poco de agua si la mezcla se espesara demasiado. Cuando esté espesa y pulposa, empiece a probar el punto de cuajado.
Retire del fuego, coloque un poco de la mezcla en uno de los platos fríos y métalo en el congelador 30 segundos. Cuando haya alcanzado el punto de cuajado, se formará una capa sólida sobre la superficie que se arrugará al presionarla con el dedo. Retire la capa que pueda haberse formado en la superficie.
Viértala inmediatamente en frascos calientes limpios y séllelos. Póngalos boca abajo 2 minutos y luego, vuelva a ponerlos de pie y déjelos enfriar. Etiquételos e indique
la fecha de envasado. Puede almacenarlos en un lugar fresco y oscuro de 6 a 12 meses. Una vez abierto consérvelos en el heladera hasta 6 semanas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*