El origen de todo, las masitas de Popi 1


Haciendo orden, o debería decir haciendo otra vez orden (ya que mi cuarto es un verdadero desastre)
Encontré mi viejo recetario, ese que hice hace años, allá por el 93-94, cuando tuve mi primera impresora.
Calculo que lo debo haber tipeado en un viejo procesador de textos, por esa época usaba wordstar, o wordperfect.
No existía, al menos para mí Office, y el windows que se podpia lograr utilizar era uno que solo daba una interface gráfica al viejo, y monocromático sistema operativo DOS.
Por esa época internet era un sueño, una utopía, era ciencia ficción.
Todo lo tenias que tipear, nada de buscar en buscadores.
Mi viejo recetario era de recetas que había encontrado en revistas, recetas de familia, y las recetas de Popi.

¿Quien es Popi?
Popi era la abuela de mi mejor amigo, Fede.
Popi era una excelente cocinera, hacía unas masitas y unos alfajorcitos que eran increíbles.
Cada vez que mi amigo venía a casa, caía con una bandeja llena de masitas y alfajores enviadas para mí.
La receta de tales manjares era siempre un misterio, no la daba a nadie. Bueno a nadie no, me la dio a mi.
No se porque, o como lo logré, un buen dia, las masitas de Popi vinieron con un extra, la receta.
Y para evitar que se pierda, fue a mi procesador de texto, y de ahí a mi impresora, y ahora, 23 años más tarde, casi al final de la página 117 de mi recetario puedo verla, leerla como si fuese la primera vez.
Popi ya se fue, hace algunos años, y la lloré y extraño como si fuese mi propia abuela.

Mi recetario fue la primera versión de lo que 6 años más adelante se transformaría en Con la panza llena, un lugar donde poner las recetas que encuentro por ahí, y hasta algunas que son propias.

Mi recetario, al igual que Con la panza llena siguen vigentes, con joyitas como estas masitas de Popi, y sus alfajorcitos.
Atrapadas en páginas amarillentas que indican el paso del tiempo, que me hacen acordar a la vieja impresora Epson de matriz de punto y a su manera de imprimir con ese ruido tan característico.

Esta es la receta de Popi, una receta que une la historia de dos amigos, de dos familias.

Masitas de Popi (tal cual fue pasada)

250 g de harina común
1 cucharadita de polvo para hornear
1 cucharadita de esencia de vainilla
125 g de azúcar
150 g de manteca
1 huevo

Se amasa todo y se pone un rato en la heladera.
Se estira y se corta con la forma deseada.
Poner en una placa para horno enmantecada y enharinada a horno moderado.
Cuando estén frías espolvorear con azúcar impalpable.

Si ya se, me dirán, es una receta clásica, pero lo que importa es quien la hacía y como la hacía, y de lo que todo eso aún significa.


FedeC

About FedeC

Blogger, cocinero amateur. Sibarita y bon vivant. Me gusta disfrutar de la buena comida, de la buena bebida y de la buena compañia. También escribo para Con la Panza llena, La gastronomie, Auto en miniatura y ocasionalmente en algunos medios digitales del interior del pais

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

One thought on “El origen de todo, las masitas de Popi