Pollo con crema de morillas


Hace unos dias me trajeron del Bolsón unas morillas, unos hongos de ciprés.
No es lo habitual conseguir este tipo de hongos, ya que son díficiles de conseguir ya sea por el precio, por lo dificultoso que es “cosecharlos” (estos hongos hay que secarlos, ya que frescos son tóxicos) y porque casi toda la producción se exporta a europa.
La morilla es considerado un rival directo de la afamada trufa.

Asi que con mi bolsita de 50 grs de morillas, decidí buscar una receta para hacer con mis amigos.
La elegida fue una pollo con crema de morillas, algo que sea simple y que no “mate” el gusto especiado de las morillas.

Para un plato tan gourmet y delicado decidí utilizar mi última botella del espumante Omnium Extra Brut.

Pechugas de pollo con salsa de morillas

4 pechugas de pollo enteras deshuesadas, sin piel, partidas por mitad
50 g de morillas secas
½ taza de cebolla blanca, rallada
5 cucharadas de manteca sin sal
1 cucharadita de aceite
2 tazas de espumante extra brut
2 ½ taza de crema de leche
Sal
Pimienta

Lavar las morillas, quitarles el tallo y partirlas por mitad para eliminar la arenilla que puedan tener. Colocarlas en un recipiente y remojarlas en agua durante ½ hora para que se hidraten. Escurrir y eliminar el agua en que se remojaron.
Si todavía tuvieran arenilla, enjuagarlas nuevamente. Escurrir, presionando ligeramente.
Colocar cada pechuga de pollo en finos filetes. Resultarán 16 filetes delgados de pechuga. Sazonarlos con sal y pimienta.
Derretir la manteca con el aceite en una sartén grande. Cuando la manteca esté caliente agregar los filetes de pechuga y saltearlos ligeramente a fuego medio por ambos lados. El pollo debe quedar ligeramente dorado pero sin costra dura. Retirar las pechugas de la sartén tan pronto estén cocidas. Mantenerlas calientes. Añadir la cebolla a la sartén saltear, agregar el espumante. Llevar a hervir por 3 minutos para que la mezcla se reduzca. Poner las morillas y mezclar.
Agregar la crema de leche y llevar a punto de hervir. Bajar el fuego y dejar cocinar hasta que la salsa espese. Sazonar con sal y pimienta. Si se desea más espeso, diluir una cucharada de harina o maicena en ¼ de taza de agua fría y agregarla moviendo a la preparación mientras está hirviendo. Servir sobre los filetes de pechuga. Acompañar con papas hervidas.

El resultado fue espectacular, la salsa bien con gusto a morillas puso al pollo en segundo plano.


FedeC

About FedeC

Blogger, cocinero amateur. Sibarita y bon vivant. Me gusta disfrutar de la buena comida, de la buena bebida y de la buena compañia. También escribo para Con la Panza llena, La gastronomie, Auto en miniatura y ocasionalmente en algunos medios digitales del interior del pais

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*